Historia de un despertador superheroe

Estaba pensando en mi problema de sueño un tris pesadito.

Recuerdo cuando mi mamá sufría cada mañana tratando de aplicar cualquier método que buscaba infructuosamente despertarme para ir al colegio. Todas las mañanas mi mamá madrugaba (más de la cuenta) para iniciar la labor titánica de rescatarme de mi algo profundo sueño. Creo que el hecho de haber nacido un 16 de diciembre, en pleno ruido de novena, villancicos, polvora, cantos, gritos de niños en vacaciones, más polvora, una casa con primos pequeños por ahí corriendo, MÁS POLVORA, un cuarto hacia la calle, camiones pasando, el de la mazamorra pitando y no se… de pronto el hecho de que en frente de la casa de mi tío (donde pasé mis primeros días de nacida) se ubicaba una polvorería cuya clientela tenía a bien probar el producto en la pared de la casa de en frente… es decir, la de mi tío. Para se más exactos, creo que la pared del cuarto que habitaba. Es muy probable que eso haya traído efectos colaterales como el hecho de que despertarme es un reto a lo imposible. Se han probado todo tipo de métodos: los afectuosos, los sigilosos, los “sorpresa”, los gritos, los que hacen uso del agua o elementos a baja temperatura, la desesperación y hasta el llanto. Todos fueron probados  por mi madre, pero nada que valiera la pena se logró.

Así pues, estuve pensando ayer en mi pequeño inconveniente para despertarme y en especial despertarme a tempranas horas – es necesario aclarar que este rango desde mi perspectiva, oscila de las 6:59 AM hacía atrás – por lo tanto, fue necesario acudir a un arma secreta.

Normalmente, mi serie de despertadores  ahora que el despertador materno no vive conmigo, consta de un reloj despertador de pila – es importante decir que es de Hello Kitty – cuyo sistema mecánico se basa en producir un sonido cruel a través de un martillito que le pega a dos campanas a una velocidad bastante alta; esto se logra programando la hora de despertar con un palito que no pudo ser ni minutero, ni horario, ni segundero, si no que le tocó la peor tarea del mundo para un reloj: ser el que indica la hora en la que la alarma de desperatador se activa. Ese despertador es el valiente: el suena primero. Minutos más adelante le hace la segunda el despertador de mi celular personal, el cual es una canción que me gusta, por lo tanto no es muy productivo su objetivo principal. Y finalmente suena con el tipico sonidito de despertador de celular, mi celular corporativo. Mientras se forma el coro de los tres celulares, allá en las profundidades de lo que ha de ser mi mente soñando, suena un ligero tin tin tin que no logra producir más que una somera molestia la cual rápidamente, en un giro inesperado del subconciente, se logra callar. Después, cuando me despierto – una hora mas tarde de lo programado en los despertadores –  me doy cuenta que he logrado lo que muchos seres humanos desearían: mi subconciente domina el campo físico, la materia!!! es decir,  he sido yo quien, infortunadamente, ha acallado la labor de los tres dispositivos por métodos digamos, no muy ortodoxos.

Por suerte para mi, existe un salvador. En el cajón de mi biblioteca descanza un superheroe del tiempo. Un radio reloj despertador que cuando se le conecta a la corriente, abre dos pares de ojos color rojo candela que producen terror en los habitantes de la casa. El par de ojitos de la derecha marca las horas y el par de ojitos de la izquierda marca los minutos. Los separan entre sí, una nariz de dos puntos (:). No puede llamarsele a la batalla todas las veces, puesto que los superheroes son solo para casos de emergencia. LEASE BIEN: SOLO PARA CASOS DE EMERGENCIA. Hoy era uno de esos casos.

Anoche, sigilosamente me desplacé a la guarida secreta (el cajón de la biblioteca como ya comenté) y lo saqué de su escondite. Sin que él ni nadie se diera cuenta, desenrrollé cuidadosamente el cable que lo ataba en su guarida y que le proporciona la energía necesaria para cumplir su noble labor. Fueron segundos eternos mientras llevaba el enchufe al tomacorriente, solo para al fin, lograr ver esos ojos rojos fuego despertar desde los abismos del mismo infierno. Se siente miedo… mucho miedo. Era casi una película de terror. Era un trabajo peligroso y dificil, pero alguien tenía que hacerlo. No debemos olvidar que en las proximas horas, este super heroe de la cuarta dimensión iba a engendrar una guerra apocalítptica con mi subconciente, el cual es poderoso y triquiñuelo. El movimiento fue rápido y audáz, se programó la alarma a una hora que produce escozor hasta en los más valientes: 5:45 AM… pronto comenzaría la batalla.

Así pues, mientras mi subconciente jugaba con un sueño medio extraño en donde aparecía mi mamá, su nueva casa, una amiga de ella, mi hermano, mi perra, comida servida en la mesa y un aguacero típico de Popayán, cruzó un sonido que pudo haber infartado a cualquiera. Era él!!!! Era el despertador superheroe!!!! había llegado a mi rescate (o a mi castigo?) fue una labor dificil, hubo heridos, di mil vueltas en la cama luchando contra el sonido, luchando por que un ojo si se quería abrir mientras el otro no (eso es bien tenáz), hubo sudor, angustia y por poco pensé que todo estaba perdido. De pronto, el sonido se incrementó. Los superpoderores del despertador aumentaron su fuerza y retomó la ventaja del partido… en pocos segundos ya mis dos ojos estaban abiertos y una lucha interna intentaba apagar el despertador. Por suerte, a pesar de tantos años de este superheroe (me a acompañado desde la Universidad), aún guardaba su arma secreta y mi memoria tiene la ventaja de perder esta información en el tiempo. El botoncito de apagar la alarma no funciona!!!! Qué buena labor la que hizo un día Ambar (mi perra) al enredarse con el despertador y dejarlo destortillarse en el piso,  donde perdió un brazo (es decir, una patica de apoyo) y la funcionalidad del botón de apagado de alarma. Así que mi lucha fue en vano y finalmente venció la responsabilidad engendrada por este superheroe de la corriente eléctrica. Que felicidad!!! todo es dicha ahora, todo mi cuerpo ya sentía la energía necesaria para pararse, meterse a bañar, alistarse en un abrir y cerrar de ojos y finalmente volar a mi destino.

¿Que sería de mí si aquel no me acompañara en duras batallas? Solo tiene un archienemigo que debemos buscar combatir pues tiene como destino arrancarle su fuerza: que se vaya la luz.

3 thoughts on “Historia de un despertador superheroe

  1. Vaya si recuerdo lo dificil que la tenía tu mami para despertarte para ir al colegio!!! a pesar de que tú y yo nos hacemos competencia de cual es la más perezosa para salir de los brazos de morfeo yo lograba estar lista priemro que tú. Me rei a carcajadas imaginandote dar vueltas en la cama con un ojo cerrado y otro abierto intentando apagar el ruido infernal del superhéroe que seguro ni sabias de donde venía, ja ja ja, hubiera pagado por ver. Vas a tener que mandarme el hermano gemelo a ver si me despierta a mi también!!! Besos…

  2. Hola!!! Que bonito!!! Yo tengo una lucha similar en las mañanas… solo q en las noches no me duermo con facilidad… oja asi como existe un despertador esxitiera un …. como llamarlo… adormilador… que funcionara asi… como una alarmita que acallara y apacientara tu interior, la mente inquieta y las ganas de seguir haciendo… para irse a dormir!!!

  3. Jajaja! Me imagino a una nenita de bucles y de días de nacida, acostada en su cuna y afuera los polvoreros disparando contra el muro. Debio ser muy cómico ver la cara que ponias! Me hiciste acordar de Napoleon y sus hermanos que nacieron en una carpa al fragor del combate de los corzos contra los italianos y los franceses cuando su papa era un guerrillero corzo. Será que tu eres la Napoleona Colombiana? O mejor María I, Lucía I o María Lucía I?

    Que barbaridad con tus metodos terrroristas para despertarte. En vez de usar despertadores de silicio, deberias usar los de carbono. Que falta de confianza! Seguramente si pides el favor, saldra mas de uno! Seguramente usaran metodos mas civilizados y amables para despertarte, un beso, una caricia o manque sea un codazo!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s