Carta para un príncipe azul

Mi querido príncipe azul,

En el bosque todo está bien. Me he hecho amiga de un tal Pedro Ramírez que escribe cosas muy curiosas, como si me conociera, honestamente me cae muy bien querido príncipe… se que tu lo has de conocer así que por favor dale mis saludos.

El bosque se siente frío, sin embargo, mi alma rebosa de alegría por saber que tus colores no se han desteñido y que de ser así, tengo suficientes colores prismacolor y anilina vegetal para colorearlos otra vez. Ha sido una larga travesía encontrarte… no eres tan fácil de hallar. ¿Se te ocurre entonces por tu cabecita real, que podría esta princesa dejarte partir así no más? No creo. He entendido, después de mucho leer, después de mucho escribir, después de mucho escuchar, que el corazón se da completamente sin esperar nada a cambio, que las tristezas se desvanecen como se desvanecen las nubes grises: soplando fuerte hacia arriba y caminando firme. A las personas de colores toca tratarlas con cariño, porque cualquier mala presión puede cambiarles el tono.

He aprendido que todos los colores son importantes, el azul, el rojo, el anaranjado, el gris… son todos parte de la vida… esa misma vida que adoro compartir con las sonrisas que tienen las caritas de los gatos por las mañanas. Hoy que estás lejos, viajando en tu caballo blanco snv_74, mi corazón te extraña, pero a la vez se alegra de saber por tu pronto regreso… que curioso que resulta el modus operandis del ser humano, efectivamente como me lo hizo saber en una “carta” de alguien que tu conoces: “El corazón necesita ausencias para alimentar el deseo.” Como disfruto del descubrir literaturas contigo, con los seres que habitan dentro de ti.  Hoy, en el bosque está escampando el aguacero que arreció hace dos días… hoy las flores se empiezan a abrir… y puede que vuelva a llover ¡que nos importa! se inundan los castillos, pero jamás se inundará el corazón de los seres que sobreviven a los amanaceres tenebrosos (para eso hay linternas) con sorpresas extrañas que se han de saber sobrellevar, para recostarnos nuevamente acunados por la luna, sonriente como el gato de Alicia, esperando juntos un buen despertar. ¡Esa es la vida mi querido niño príncipe de corazón camaleónico y nostálgico! ¡Esa es la vida que nos tocó vivir! y qué importa vuelvo y digo… mientras existan colores prismacolor, marcadores de todos los colores (un buen tablero) y anilina vegetal.

2 thoughts on “Carta para un príncipe azul

  1. “Todo lo que de vos quisiera
    es tan poco en el fondo
    porque en el fondo es todo,

    como un perro que pasa, una colina,
    esas cosas de nada, cotidianas,
    espiga y cabellera y dos terrones,
    el olor de tu cuerpo,
    lo que decís de cualquier cosa,
    conmigo o contra mía,

    todo eso es tan poco,
    yo lo quiero de vos porque te quiero.
    ” (Julio Cortázar)

    _____________________________________________________

    Princesa “DORADA”

    Desde la lejanía, trepado en mi corcel gris SNV_74, llegué el viernes en la noche apresurado a buscarte, con el ánimo de proponer bajo la luna lúgubre octobrera, alguna sorpresa abrumadora que te robara una sonrisa divina. Esa sonrisa de medio lado que me desvanece, que logra que todo lo que pase quede completamente anulado, solo con mirarte… En fin. Pero al parecer no terminaba de escampar en el bosque y la lluvia nos confundió y nos puso a tambalear en esos deseos inmaculados por sorprender al otro… Ya ves, no siempre todas las batallas salen bien: algunas se pierden, otras simplemente nos dejan con las armaduras sucias y desilusionados (¿desconcertados?)… En algún vago momento, asimilamos todo en el mejor de los casos, pero en el mundo real -mi bella princesa- no siempre las cosas salen como en nuestro mundo (TSIM). Eso pasó el viernes, se nos confundieron los mundos y todo se complicó.

    Hoy me alegra poder abrir mis ojos y saber que el sol está saliendo. No sé si ya salió del todo. Según las predicciones vaticinadoras de mi SNV_74, habrá mucho sol, y las flores saldrán en la mañana… así como esa rosa roja hermosa que me despierta todos los días en mi castillo desde el miércoles: ¡¡¡ Qué sorpresas agradables las que sabes dar !!!, ¡¡ Qué cosas las que haces para robarme siempre una sonrisa con la que no cuento a veces !!.

    En fin, que debo advertir que tu misiva, me tomó desprevenido. Me conmueve la forma en la que pones por escrito lo que sucede en nuestro mundo (TSIM). Me encanta descubrir contigo toda esa alegria que juntos podemos derrochar, y escupir carcajadas hasta que se rasguen vestiduras los vecinos de la envidia… Y saltar, felices, hasta que nos invada la emoción.

    De lo que no estoy seguro, Mi Princesa Dorada, es de poder responder tu carta usando todos estos mecanismos que me desagradan. Esto del FaceBook, el Email y el Messenger, todavía son tecnologías que no logro asimilar muy bien. Te agradezco que con tu paciencia intentes ponerme al tanto de lo que viene pasando en el mundo de la información, porque yo sigo todavía en un mundo en el que las cosas se resuelven más simples y se abstraen de los ojos cuadriculados de un computador y de una interfaz inalámbrica. ¡¡¡ Siempre logras lo que quieres !!!, y esta vez no será la excepción.

    Mi bella Princesa, estuve buscando la definición exacta del juego Japonés.

    ¨Sudoku (en japonés: 数独, sūdoku) es un pasatiempo que se popularizó en Japón en 1986, aunque es originario de Estados Unidos, y se dio a conocer en el ámbito internacional en el 2005. El objetivo es rellenar una cuadrícula de 9×9 celdas (81 casillas) dividida en subcuadrículas de 3×3 (también llamadas “cajas” o “regiones”) con las cifras del 1 al 9 partiendo de algunos números ya dispuestos en algunas de las celdas. Aunque se podrían usar colores, letras, figuras… Lo que importa es que sean nueve elementos diferenciados. El motivo de usar números es que se memorizan mejor. No se debe repetir ninguna cifra en una misma fila, columna o subcuadrícula. Un sudoku está bien planteado si la solución es única. La resolución del problema requiere paciencia y ciertas dotes lógicas.¨ http://es.wikipedia.org/wiki/Sudoku

    Todo me cuadra perfecto… y es verdad, el SUDOKU /este/ termina siendo un dolor de cabeza, para los que quieren -no para todos-, pero después de resuelto, no hay nada qué temer. De las aguas mansas cuídame señor, de las turbulentas me cuido yo.

    Ah, olvidaba mencionarte Princesa. Yo también he aprendido que a pesar de que hay colores más copiosos que otros (como el gris), todos son importantes, sobretodo en este proceso calórico de procurar captar el amor de una princesa de ojos tristes, pero sonrisa aguda, perspicaz y delicada. Hoy el gris parece estar neutralizado, curiosamente neutralizado: a pesar del lunes de ¨zapatero¨ que inicia por estas geografías.

    Solo me resta decirte Princesa, que tu escrito /como todos/, lograron el objetivo que yo sé que pretendías: Llamaste mi atención y lograste que en mi cara se dibujara una sonrisa. Ahora mi corcel duerme, luego del Init_6 espueloso y acicate que tuve que propinarle a mi SNV_74… Espero que todo se resuelva ahora mismo, por lo menos que no tenga mucho rencor contra mi cuando despierte, y me lleve donde yo necesito, porque el miércoles vuelvo a salir con él… ¿ y tú ?

    Un beso despiadado, mi princesa DORADA.

    Con mucho amor, y no menos pasión,

    Tu príncipe (del Color que quieras)

  2. Yo conozco a Pedro Ramírez, como la palma de mi mano, y no es precisamente un Príncipe Azul, pero es un ¨sapo¨ que puede convertirse en principe sólo con un beso.

    Bibiana

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s