El cronos de los cuentos…

Hoy es un día azul, azul con verde…. del azul del cielo que se asoma por mi balcón, del verde de las cabezas de los árboles que se mueven saludando con ayuda de la brisa. Esta mañana desperté sonriendo… las preocupaciones siempre las ahuyenta el sol. Desperté y corrí a buscar el libro de Jostein Gaarder que me acompaña por estos días, la literatura de los último días me ha devuelto la capacidad de sentir, de soñar, de leer con los ojos entrecerrados… en ese espacio entre la imaginación y el hilo conductor del libro. “Las cosas marchan como debieran”.

Así que me dediqué a retomar mi lectura. Encontré una parte muy particular que me gustó mucho:

[…] Me puso una mano sobre la cabeza y continuó:

– Pero en realidad no es el tiempo el que pasa, hijo mío.

– ¿No?

– Somos  nosotros los que pasamos. Sin los seres humanos, el tiempo no hubiera tenido agujas.

– ¿Y qué hace entonces el tiempo?

– El tiempo cura todas las heridas. Y también crea otras nuevas.

– Entonces el tiempo es bueno y malo a la vez.

– Si, las dos cosas.

[…]

Tomado de El Castillo de las Ranas de Jostein Gaarder.

Cuando terminé de leer miré el reloj. Después levanté los ojos y miré el cielo azul… el cielo azul tampoco pasa -pensé-, solo pasan las enormes manchas de contaminación en la ciudad y a veces se quedan como levitando, haciendo creer que están por siempre… pero algún día ellas también pasarán.

Todo en el corazón del hombre pasa – pensé-, no hay nada que el paso de otros seres humanos no cure.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s