De las amistades y otras aberraciones

Anoche tuve un sueño bastante extraño. En realidad fue una recopilación de sucesos, creo yo. Considerando que el circulo de amistad disminuye con la edad (como ya lo había dejado claro en otro post), pues se tiene entonces oportunidad de escudriñar en la esencia de cada uno de los amigos (claro, cuando uno tiene tiempo libre no por obligación, si no por desesperación).

Hay especímenes (amigos) con los que te sientes en el límite superior de la confianza. Esa confianza con la que uno puede quedarse hooooooooooooras enteras hablando sin darse cuenta de la dimensión del tiempo, de repasar la vida y obra de los conocidos y de uno mismos sin que se acaba jamás el tema. Esa confianza que te permite quitarte los zapatos y las medias delante de ellos, al terminar un partido de baloncesto. Esa confianza con la que uno se siente libre de salir corriendo a orinar después de tanto reirse, o de escupir cualquier elemento (bebida o comida) después de un ataque de risa… y otras acciones más, tal vez un poco mas grotescas que no vale la pena publicar aquí. Esa, esa es una amistad de las buenas. Tengo varios personajes de ese estilo.

Otro especimen especial, aunque con el que se cohibe uno más, es aquel con el que uno puede salir a hacer cualquier actividad pero debe ser planeada. Es el tipo de amistad con la que aún se sienten espacios en blanco, en silencio. Espacios que se llenarán solo con el tiempo. Es un tipo de amistad menos madura pero que en algún momento puede ascender en el escalafón, aunque también, es suceptible de bajadas tobogonezcas dado que aún no se tiene la certeza de su duración. De esas tengo unas cuantas en remojo, tratando de germinar.

De ahí para allá no son amistades, son aberraciones sociales. Por lo general, manifestaciones sociales no necesariamente malintencionadas pero que pueden afectar la sensibilidad del projimo por la falta de sinceridad y con esa sonrisita estilo mona lisa que algo oculta. No me gustan las mentiras. Eso no quiere decir que no las diga; las mentiras son muy útiles de muchas maneras y en diferentes ocasiones, sin embargo, ojalá no existieran.

En fin, este fin de semana que pasó me di cuenta de todo tipo de amistades y disfrute de diferentes tipos de aberraciones. La inspiración está corta, el trabajo es bastante, la ansiedad está en aumento, la depresión amenazante, el hambre en decrecento y el mundo sigue muuuuuy lento como desde el lunes a las 6:30 pm.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s