Con la musica de almohada

Anoche, decidí recorrer los pasos musicales dejados atrás y que tanta cantaleta me han causado. Así que fuí hasta la sala, cogí la guitarra, la desperté de su sueño en esa cajita negra en la que duerme, acaricié su espaldita y la abracé. Cuando sentí que ella me correspondía en afecto, la acaricié otra vez, esta vez en las cuerdas… y para mi sorpresa, sonaba bonito.

Saqué de la cajita negra un libro con dedicatoría de julio de 2006 en donde había olvidado unas frases mágicas sobre la música. Mi padre escribió así: “cuando te sientas sola, canta! la musica nos mantendrá unidos a través de la distancia.” Mi sonrisa escondida desde hace días salió a asomarse por mi boca y una sensación de nerviosismo y nostalgia me conmovió el corazón. Recordé entonces las noches mágicas llenas de musica y canto en la sala de mi casa. Recordé mi mamá cantando con los ojos cerrados y con la mano en el pecho todas las canciones de Rocío Durcal, Juan Gabriel, Roberto Carlos y otros de su predilección; a mi papá tocando la guitarra, tratando de hacernos afinar con su famoso y siempre recordado mi-ma-me-mo-mu y tratando de alcanzar la emoción de mi mamá que siempre inicia a cantar antes que el “director” lo indique.

Pues entonces decidí hacer mi propia noche mágica. Me senté en la cama y abrí el librito. La primera canción que apareció fue “Amorcito Corazón”… traté de seguir las notas y sonaba parecido!!! Después pasé varias hoijas y apareció “Vengo decirle adios a los muchachos”, canción terriblemente triste y nada conveniente para los días de depresión (por favor nunca la canten mientras estén saliendo de una depre, creanme, no ayuda). Después la cosa mejoró porque las notas de “Piel Canela” fueron super fáciles!!! quien lo hubiera imaginado, eso ayudó a mi autoestima musical y por supuesto salté en la cama varias veces, cada vez que una nota sonaba en mi memoria muy parecida a la canción.

Al cabo de un buen rato, los dedo ardían. Pero seguí y encontré el tango que más me gusta en la vida “Volver” de C. Gardel (por supuesto, de quien mas va a ser). Y a voz en cuello lo canté (sin guitarra en la mayoría de la canción porque las notas fueron demasiado complejas) y creo que los vecinos también terminaron cantando. Así, paso la noche de anoche: musical, cantada, nostalgica, pero feliz.

One thought on “Con la musica de almohada

  1. La musica es genial, al igual que tu papa pienso que es una excelente compañia para cuando se esta solo.

    “Volveeeer, con la frente marchita…”

    Me dieron ganas de escuchar a gardel la proxima vez que vaya a visitar a mi abuelo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s