cuento un cuento… muy verde

Buenas buenas… hoy, aprovechando 15 minutos de aflojada de cadena en el work y mientras muevo el pie en circulitos para activar nuevamente la circulación que aprisiona el grillete de tacón alto de las oficinas de hoy día, me he sentado frente al artilugio de letritas blancas con negro en el cual trabajo 18 horas para compartir un cuento que me encuenta (sinónimo de “encanta”) y que lastimosamente no se de quién es… ahí perdonarán la falta de atribución de derechos de autor.

Se titula “el duende verde muy verde” (eso creo)

Había una vez un duendecito verde, que vivía en un bosque verde, en una casita verde con verde chimenea. Le encantaban sus matas verdes, su cerca verde y los cuentos verdes muy verdes. Una noche, después de un día perramente verde, verde de la piedra se dispuso a decansar. Tomó uno de sus libros verdes de la librera verde, se sentó en su sillón verde e inició su verde lectura para relajarse verdemente. De repende, en medio de la noche verde, tres golpes verdes en su puerta verde interrumpieron el verde silencio del bosque….

toc, toc, toc

- Quién es?? – preguntó verde del susto el duendecito verde. Pero nadie respondió.

toc, toc, toc

- QUIÉN ES??!!! – gritó. -Quién osa interrumpir mi momento verde??!!!

Se bajó del sillón, metió sus piecitos verdes en las pantuflas… que adivinen de qué color eran, y caminó hasta la puerta verde. Temblando de lo verde abrió la puerta verde un poquitico y se asomó.

Frente a el, encontró una carita sorprendida de un duendecito rojo,  que rojo de verguenza exclamó:

- Perdón! creo que me equivoqué de cuento! 

(adaptación de malucia de lo que se acuerda era el cuento original)

About these ads

11 comentarios en “cuento un cuento… muy verde

  1. Que ternura! Un cuento rosa sobre un duende verde y otro rojo!
    Otro cuento tierno: Un ratocinto sale por primera vez de su madriguera y ve pasar un murcielago volando. Regresa rapidamente donde su mama ratona y le dice: “Mama, mama, vi un angel!”

  2. Que ternura! Un cuento rosa sobre un duende verde y otro rojo! No se porque pense en Davivienda. Es como estar en el lugar equivocado? O ser sorprendido haciendo lo que no debias?
    Otro cuento de dos universos que se entrecruzan: Todas las magnanas un cuervo, volando alto, veia pasar a un hombre caminando rumbo a su trabajo. Un dia, la niebla era espesa y el cuervo desorientado estaba volando bajo sin saberlo. De repente ve emerger de la nada el rostro de un hombre. Ese dia el cuervo dio el grito mas espantoso que se haya escuchado. Habia visto a un hombre volando!

  3. Que bueno recordar ese cuento, es divertido… En la versión que conocía, quien tocaba la puerta era Caperucita Roja y roja de la pena decía “perdón, creo que me tiré el cuento”

    El juego de palabras de Eternauta: “cuento rosa sobre un duende verde y otro rojo”, me recordó un pasaje de la Obra “El rey enamorado” de Les Luthiers… “Escena séptima del cuadro tercero del acto primero. El Rey Enrique VI ha rezado la novena en su cuarto y después de unos segundos atraviesa la quinta…”

  4. Do you have a spam problem on this site; I also am a blogger,
    and I was wanting to know your situation; many of
    us have developed some nice practices and we are looking to trade techniques with other folks,
    why not shoot me an e-mail if interested.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s